martes, 24 de marzo de 2009

Invidente fotosensible hasta el 19 de abril en el Celarg


La exhibición es organizada en el marco de la celebración del sexto aniversario de actividades docentes de Núcleo Fotosensible, Talleres de Fotografía, y cuenta con la participación de 31 artistas videntes e invidentes: Rodrigo Benavides, Rosa Cabarcas, Luis Cardozo, Colectivo fotosensible, Patricia Collazos, Adelina Colmenárez, Juan Fernando Esté, Bárbara, Fuenmayor, León Grauer, José Hernández, Franklin Ibarra, Ramón Jaramillo, Yuri Liscano, Marbelia Muñoz, Luis Nieves, David Ocanto, Ingrid Oyoque, Adrián Pehar, Frederick Pimentel, Leonardo Pimentel, Jeraldín Rangel, Jorge Raventós, Enrique Sánchez, Scarlett Sans, Jorge Luis Santos, Elia Schneider, Marleny Uzcátegui, Eglée Vargas, Elvin Vargas, Gustavo Vargas y Carlos Zamora.


En la concepción de la exposición el Núcleo Fotosensible trabajó con un grupo de invidentes de la Asociación Nacional de Ciegos de Venezuela, así como con algunos videntes cuyos ojos fueron vendados para sentir la experiencia de la oscuridad. Para uno de los curadores de la muestra, Rodrigo Benavides, “las fotografías así construidas se convierten, felizmente, en un valioso eslabón que comunica las necesidades expresivas de los expositores con la necesidad de estímulo y aliento de quienes, por diversas razones, han perdido su capacidad de ver lo que tienen a su alrededor”.


Benavides, quien se desempeña como director de Núcleo Fotosensible, agrega que la experiencia de trabajar utilizando el sistema de los invidentes es una paradoja equivalente, en cierta manera, a lo que ocurre con una película fotográfica analógica. Ésta “registra imágenes de escenas o situaciones que tienen lugar en el exterior, que viajan a través del lente y por medio de la luz hacia el interior de la cámara. Los ciegos hacen, por el contrario, el viaje al revés: visualizan en el interior –de sus mentes– lo que captarán en el exterior por medio de la cámara”.

Por su parte, Yuri Liscano, también curador de la muestra, explicó la experiencia vivida por los videntes e invidentes que participaron en la muestra. El docente e investigador en arte afirmó que los videntes, quienes trabajaron con los ojos vendados, pusieron a prueba y agudizaron sus sentidos. “Los videntes imaginamos previamente la escena que deseamos fotografiar y comenzamos a ‘ver’ a través del tacto y la voz. El proceso consiste en una puesta en escena que el fotógrafo debe visualizar, describir y dirigir antes de proceder a captar la imagen”.


Contrariamente a esto, según Liscano al invidente se le forman tres imágenes cerebrales: la que imaginó, la que queda en su imaginación y la que permanece en su cerebro luego de que le describen la fotografía ya tomada y copiada. “El resultado es ‘visto’ con los oídos mediante la descripción sonora que de la obra realizada hace un vidente”, dijo el curador.

La exposición, que estará abierta al público hasta el 19 de abril, está conformada por 56 fotografías tomadas entre 2003 y 2006.

Blogalaxia: , , ,
Bitacoras.com: , , ,
Technorati: , , ,

Posts relacionados

Posts relacionados