martes, 4 de enero de 2011

Séptimo piso presenta El arquitecto y el emperador de Asiria

El grupo Séptimo Piso nos conduce a el teatro pánico de Fernando Arrabal con la obra “El arquitecto y el emperador de Asiria

Del 12 al 23 de Enero del 2011 en la Sala Horacio Peterson de de Uneartes, antiguo Ateneo de Caracas. De Miercoles a Sabados a las 7 pm y Domingos a las 6 pm.

“Es también un hecho erótico, con una fuerza enorme. Escribimos y, si al terminar una página o una escena, no estamos realmente excitados filosófica y pornográficamente, no tiene sentido” Fernando Arrabal

Fernando Arrabal es el autor de un teatro genial, brutal, sorprendente y gozosamente provocador. Un provocador dramatúrgico donde la chatarra de nuestras sociedades “avanzadas” se carboniza en la pista festiva de una revolución permanente. Hereda la lucidez de un Kafka y el humor de un Jarry; por su violencia se emparenta con Sade o con Artaud. Pero es probablemente el único en haber llevado tan lejos la irrisión. Gozosamente lúdica, rebelde y bohemia, su obra es el síndrome de nuestra época de alambradas: una forma de mantenerse alerta.

Es indudable que Arrabal ha cambiado la escena del teatro mundial. Sublimando su propia biografía, la complica con episodios disparatados del teatro del absurdo y la crueldad o del dadaísmo tardío. El resultado es una ceremonia con todo su valor ritual, que devuelve al teatro su condición de espectáculo. Por debajo del caos aparente, laten inquietudes políticas, religiosas o humanas de verdadera trascendencia.

La acción narra la llegada de un personaje civilizado –tras un accidente aéreo- a una isla y su encuentro con el único habitante de ella, un salvaje que ni siquiera habla.

Fernando Arrabal nos presenta una obra llena de diálogos surrealistas, llevándonos a un mundo irreal, una isla perdida y aislada a la que llamo Asiría, donde sus personajes igual de perdidos y aislados, pasan el tiempo jugando a ser otros, nunca llegando a ser verdaderamente alguien y a la vez siendo muchos, la lucha constante del hombre debatiéndose entre lo que quisiera ser y lo que es, el hombre en busca de dios y de si mismo, tratando de ocultar su interés por la aprobación de los demás, huyendo de una pesadilla, evadiendo su realidad y anhelando un sueño, algo mítico, inmortal y fantástico.

Los hechos transcurren de manera cíclica, reiterando que el problema del ser humano no termina con la muerte, sino que revive en cada individuo. De las palabras del mismo autor “La vida maravillosa e ideal en un lugar perdido e inalcanzable, no es más que una metáfora tanto sobre el individuo como de una sociedad conformista que no va en busca de los valores más altos como la filosofía, la justicia, sino cayendo cíclicamente en las mismas historias”

En esta excelente obra se encontrarán con las impecables actuaciones de Moisés Berroterán y Luis Vicente González. Ambos histriones del Grupo Séptimo Piso, bajo la dirección de Dairo Piñeres y la Producción de Carlos Chacón, el vestuario y el concepto escenográfico recaen en Carlos Díaz.

Posts relacionados

Posts relacionados